miércoles, 12 de septiembre de 2001

Ya no están

Ayer viendo las noticias de las tres Matias Prats corta para dar una última hora, se ha estrellado una avioneta en una de las torres gemelas de N.Y. Yo pienso, pues vaya, por qué cortan el teldiario para esto?. Una avioneta contra un rascacielos no ha podido hacer demasiado y además es información internacional. no suelen cortar por esto.
Luego salen las primeras imágenes y está claro q eso no ha sido una avioneta. Hay un gran boquete y muchísimo humo negro. Tanto Prats como el corresponsal en N.Y. están bastante confusos y alucinados, y de pronto una bola de fuego que sube desde abajo, desde más abajo del boquete.
Supongo que la demora entre el primer choque y el segundo fue también muy planificado, 18 minutos dan tiempo de sobra para que todas las televisiones de todo el mundo hayan cortado y estén retransmitiendo en directo. Es el siglo XXI, en el XX ya pudimos ver alguna que otra guerra en directo. cosas de la globalización y el progreso. Internet está medio colapsado durante toda la tarde. Gran despliegue de medios informativos en todo el mundo, la gente no habla de otra cosa.
Yo ya en el trabajo sigo las noticias por la radio y a traves de internet por medio de las pocas páginas a las que se puede acceder con normalidad. No puedo entrar en cnn.com en toda la tarde. A través del Yahoo Messenger y el de MSN hablo con mis amigos que están repartidos por España y por el mundo. Mi amiga Farah, dominicana, está muy alarmada. Y por aquí ya se empiezan a nombrar las profecias de Nostradamus.
Es un ataque en toda regla al mundo occidental, por eso nos alarma tanto. Después de esto van a cambiar muchas cosas. Nos sobrecoge el corazón pensar en toda la gente que ha muerto. Nos toca de cerca a pesar de estar separados por el oceano. Nos sentimos más identificados con estas víctimas, gente que como nosotros va a trabajar cada día, con sus trajes de trabajo, las carteras llenas de folios y los móviles. Eso es más cercano que la cantidad de víctimas que mueren todos los días en distintas guerras y atentados repartidos por "el otro mundo", gente que al fin y al cabo es igual que nosotros. gente que tiene hermanos, madres, abuelos, amigos...
Espero que esto no sirva para relanzar el racismo general que hay en el mundo, de unos contra otros, todos igual. La separación de los mundos lleva presente ya demasiados años, esto lo cambiará, para bien o para mal, ya lo veremos. Los occidentales somos demasiado arrogantes y me da miedo sobre todo pensando en el presidente que tiene ahora mismo EEUU,el vaquero Bush, bastante analfabeto en relaciones internacionales, que como el americano medio sólo distingue entre moros, hispanos, negros y poco más. Esperemos que tenga buenos consejeros y no se lance sin más a una venganza a ciegas.
Nada debe justificar el asesinato, nadie tiene derecho a decidir sobre la vida de los otros. No es justificable el terrorismo bajo ningún concepto. Y es que al final, ya lo sabemos, quienes pierden las guerras son la gente, los ciudadanos, personas que deberían haber continuado con sus vidas normales, pero que el fanatismo de unos y la venganza de otros siegan cualquier día.
Mi abuelo, como todos los españoles de entonces vivió en primer plano la guerra civil. Cuando éramos pequeños nos divertía contando las batallitas, cómo sobrevivían, comiendo casi cualquier cosa viva que se encontraban por ahí. Nos enseñaba orgulloso la cicatriz de la bala que tenía en la muñeca. Pero en los últimos años de su vida cambió el relato y se echaba a llorar recordando como un compañero suyo murió a su lado alcanzando por una bala, y remarcaba: 17 años tenía, qué sabía él de política...
Pensemos en las personas, hoy y dentro de meses cuando veamos las noticias. ¿por qué no las anteponemos a las ideologías políticas, religiosas, etc? ¿qué es la humanidad más que un conjunto inmenso de personas que quieren seguir viviendo?
adios a los fanatismos, por favor.

...... 

Entrada publicada originalmente en ciao, portal de opiniones. Se ha mantenido la fecha original de publicación. Más contenido mío en este portal, aquí