miércoles, 6 de agosto de 2008

Desayuno

Acabo de volver de la ofi de correos de Independencia. Vengo de una mala milk...
Como suele pasar, la díficil y complicadísima tarea de enviar dos cartas certificadas me ha dejado agotada.

Llego, cojo número. Gente. Más de 35 minutos esperando, la mitad de las ventanillas vacias. Me toca por fin. "Para mandar dos cartas" "Claro, rellena esto" "¿Me dejas un boli?" "No tengo, pide en otra ventanilla" Bien. Tres intentos, nadie tiene boli en una oficina de correos. Al cuarto intento me dejan uno, con cara larga. Vuelvo a mi ventanilla. "Tendrás que volver a coger número porque me voy a desayunar" "Cómoooooo"

Cinco minutos discutiendo con la señora mi derecho a ser atendida ya que ella había llamado a mi número, ella erre que erre que se tiene que ir y que yo aún tengo que rellenar dos impresos y se le hace tarde. Debo tener pinta de idiota, porque lo único que tengo que rellenar es nombre, calle, C.P. y localidad, que no es precisamente copiar la guía de teléfonos entera.
Cinco minutos de reloj. Al final la convenzo de que nos está costando más discutirlo que acabar de una p*"# vez de hacer el trámite. Con cara de fastidio, hastío y esfuerzo me dice "venga, que te lo hago".
Medio minuto después ya estaba saliendo por la puerta.

Desde el "Vuelva ud mañana" las cosas no han cambiado mucho. Luego que los funcionarios tienen mala fama y no es verdad.
Venga hombre, no me j"#*@...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo malo es que estas "anécdotas", de puritito cotidianas, ya ni nos sorprenden.

Anónimo dijo...

¿qué pasa con los funcionarios? ¿no entiende usted que el/la funcionario/a de turno tiene el derecho y la obligación de desayunar? ¿pretende usted que sobreviva hasta las 3 de la tarde sin probar bocado? ¿cuál habría sido su comentario de haber sido atendida por un/a funcionario/a bostezando repetidas veces y gruñéndole las tripas? ¿cree usted que el funcionario/a que le atendió es responsable de que la mitad de las ventanillas estuvieran cerradas? Reclame usted donde y ante quien corresponda un número mayor de funcionarios para que todas las ventanillas estén abiertas, un turno doble para que puedan desayunar sin prisas y leer la prensa para comentarla con el público mientras se rellena el papeleo, y un considerable aumento de sueldo que garantice la felicidad del funcionario/a para que le atiendan amablemente, como usted se merece.

^u.u^ dijo...

Derecho a desayunar?, pues claro. Derecho a que me atiendan en mi turno cuando me han llamado? pues también. Derecho a que me atiendan correctamente? Sí. Bueno, eso ya es educación de la persona. En cualquier trabajo de cara al público hay que intentar ser, al menos, correcto en trato. Si todo el mundo que se sintiera disgustado por algo lo pagara con malos modos sería una tortura ir a cualquier tienda a hacer una compra, o cenar en un restaurante.
Sobre que pare o no a desayunar..que se vayan a desayunar cuando han acabado de atender a alguien. Creo que todo el mundo ennuestros trabjos nos vamos a desayunar cuando se puede. A veces hay que retrasarlo unos minutos, y a veces hacerlo en la mesa delante del ordenador. Ah, y yo también quiero un aumento de sueldo para ser más feliz. Y no soy funcionaria. Y no salgo de trabajar a las 3, ojalá.

Anónimo dijo...

A trabajar unos días a la empresa privada tendrían que ir, a ver qué tal se lo pasaban. Yo tengo muchas anécdotas similares. Pero si las cuento aquí no tendría espacio suficiente. Claro que hay de todo, pero es que parece mentira que aún te encuentres alguno así.

Anónimo dijo...

todo el mundo tiene derecho a su descanso, a desayunar y a ir al baño. claro. Eso sí: cuando se pueda, no cuando a uno le salga de allí.
Si no tuvieran la tranquilidad de un trabajo de por vida estoy seguro de que tratarían mucho mejor a la gente de a pie!

Anónimo dijo...

uy, yo temo cada vez que tengo que ir a hacer algun tramite a correos o a la institución de turno. sobre todo es el poco respeto que tienen a veces por gente que está haciendo esos trámites currando, y encima aun te marean y te hacen perder tiempo, y claro, luego el que se queda sin desayuno eres tu, porque como para hacer el papelito te has pasado una hora.. a la vuelta a la ofi se amontonan más cosas y no puedes parar, porque aunque tengamos derecho, a veces la paradita hay que retrasarla para acabar las cosas, que además ellos a las 3 se les cae el lapiz, pero en las empresas, si no acabas no te vas... así se te hagan las diez de la noche