lunes, 11 de febrero de 2008

Abrir

Desde muy cría siempre me ha gustado tener al menos un cajón desastre, uno de esos en los que no hay nada establecido a la hora de guardar las cosas. Donde vas dejando objetos variopintos que, o no sabes dónde guardar y organizar, o no te apetece recoger en ese momento.
Acabas acumulando un montón de cosas, y como no es un cajón que suelas abrir, hacerlo es divertido. O cuando estás pasando por un día "pocho". Algo habrá que te haga sonreir, o al contrario, ponerte meláncolica.

Un collar que creías perdido, un carnet de biblioteca caducadísimo con tu foto de hace diez años (luego dicen que no he cambiado.. ais), una tarjeta de un restaurante que te gustó y prometiste volver, un sobre de almax (de los quenunca tienes cuando necesitas), o un contrato inicio de un engaño, o una cartera sin estrenar...
Al final estos cajones son lo que más te cuentan de ti.

2 comentarios:

flamenca dijo...

Yo también tengo un par, jajajaja... y hace muuuucho que no los abro, aunque los tengo en la estantería justo al lado de mi cama... ¡Creo que aún conservo hasta las fotos de los novietes de adolescencia...!!! ¿Será lícito seguir teniéndolas??? Ni me acordaba... :0

José Manuel dijo...

Tenían que inventar un número o una letra, para los archivadores, donde meter todo lo inclasificable y que los cursis tildan de "miscelánea".
¡qué gusto da abrirlos de vez en cuando!. ¿de quién será este mechón rubio?.
Besos