lunes, 14 de enero de 2008

Apaguen la luz

Están montando en mi calle una superpeluquería, de dos pisos, en un local que llevaba años ocupado por la misma tienda de ropa. Una tienda de las de toda la vida, que se hizo raro cuando cerró sus puertas. Ahora el local ha sido inundado por enormes neones azules que deslumbran a cualquiera que pasa por allí.

Esta calle ha sido siempre "muy tradicional", salvo algunas excepciones, las tiendas que ha tenido son establecimientos muy clásicos, que no chirrian para nada con el entorno. Una calle pretendidamente elegante, que ahora se ve rota con la nueva iluminación de uno de sus locales.
En los últimos años han ido surgiendo otros negocios más modernos en este lugar, pero siguen siendo locales que no desentonan, que se integran con la calle. Sin embargo este, es, como se dice coloquialmente :-) un atentado contra la vista.
Rompe la calle, es una luz muy agresiva y bastante molesta, sello inconfundible de la casa (cadena de peluquerias estilo supermercado). En otras peluquerias que tienen, al ser más pequeño el escaparate pasa más desapercibido. Pero aquí es demasiado. Un escaparate de dos pisos lleno de luz azul electrico. Que además no apagan, siguen encendidas día y noche.

Todavía no han acabado de acondicionar el local, esperemos que cuando concluyan lo dejen un poco más agradable de ver. Esto es secillamente horroroso y horripilante. Y encima molesta, que deslumbra.