jueves, 19 de julio de 2007

Aromaterapia


Después de una plantación errónea, mi narciso está echando flores. En teoría hay que plantarlos en otoño, pero yo planté en primavera, así que ha sido una suerte poder tener flor.

Es increíble cómo el aroma de una flor tan pequeña pueda alegrar tanto. Abres el balcón y el aroma hace que cambies el ánimo. No puede haber cosas malas si existe esa fragancia.